El estrés... puede trabajar a mi favor?

0 comentarios

Hola, aquí Pauline de nuevo.

Espero que estén empezando una buena semana.

He estado pensando mucho en el estrés, tanto en lo que es y en cómo lo tomamos cada uno de nosotros. Tal vez el domingo a la noche o el lunes en la mañana, sean los momentos de más estrés en la semana, cuando vemos todo lo que tenemos que hacer. Es algo por lo que el seguramente el 100% de las personas hemos pasado (y si alguien no ha estado estresado nunca, me gustaría que me pase la fórmula por favor). Pero la realidad es que muchas veces vivimos estresados, se convierte en una condición con la que nos acostumbramos a convivir. Y si bien siento que a veces se me va de control, la mayoría de las veces lo encuentro como algo positivo, pero no fue siempre así, más bien fue una un trabajo que hice para llegar a eso.

Antes me estresaba por todo, colapsaba demasiado rápido. Y me ponía a pensar en esas personas que hacen de todo y parecen no estar estresadas. Pensaba que yo no había nacido con esa capacidad. Pero tenía razón, no es algo con lo que tienes que nacer, más bien es algo que puedes construir.

El estrés es bueno o malo?

Yo pasé años pensando en que el estrés es malo: que te sube la presión, que no te deja dormir, que te contractura la espalda, afecta tu sistema autoinmune, y una larga lista de etc.

Pero hace poco, un estudio que se hizo en Estados Unidos reveló algo bien interesante: un grupo de investigadores le consultó a poco más de 28.000 estadounidenses cuánto estrés había tenido el año anterior y si pensaban que ese estrés era negativo o no. Luego de ocho años, esos mismos investigadores miraron los datos de mortalidad de los participantes y encontraron que la gente con un alto nivel de estrés tenía un 43% más de probabilidad de haber muerto de manera prematura, pero sólo los que creyeron que el estrés era negativo para su salud. Ahora bien, los participantes que reportaron altos niveles de estrés pero que no este estrés como algo malo para su salud, no tenían más probabilidades de morir, de hecho tenían el riesgo de muerte más bajo de todos los participantes del estudio (más bajo incluso que el de la gente que reportó un nivel bajo de estrés, lo cual me parece súper interesante para analizar).

Entonces parece que hay una estrecha relación entre lo que puede generar el estrés sumado a la percepción negativa que tengamos de él, y es aquí cuando afecta nuestra salud.

Para mi sorpresa, investigando sobre el tema, me encontré con varios estudios más que avalan lo mismo o cosas similares. Esto no significa que el simple hecho de estar estresados sea súper positivo para nosotros, pero evidentemente nuestra mente y cómo lo tomamos influye mucho en cómo nos afectará.

Entonces, hay que verle el lado positivo a todo?

Bueno sería ideal, pero para que el estrés no te afecte de manera negativa no hace falta vivir manteniendo la calma. Todo lo contrario. El secreto parece estar en asumir que determinadas situaciones serán estresantes, pero poner tu cabeza y tu visión más allá, y pensar más en el propósito de lo que estás haciendo, que en la situación en sí misma.

Al parecer el estrés es parte de parte de vivir una vida con más significado, o al menos, estar buscando una vida con más significado o propósito. Porque siempre hay caminos más fáciles, pero si estás estresado es porque estás queriendo ir más allá. Perseguir nuevos objetivos profesionales, querer obtener tu título, formar una familia, querer cumplir una meta personal, etc., son cosas más “difíciles”, y claramente más estresantes, que simplemente quedarte viendo la vida pasar.

Y si me estreso por todo, qué hago?

Lo primero es olvidarte de la idea de mantener la calma. Un estudio realizado en una Universidad de Harvard, demostró que el estrés se puede manejar mejor dejando fluir las emociones pero (y es fundamental este “pero”) de alguna manera “reetiquetando” ese nerviosismo como “emoción” por estar haciendo lo que estés haciendo. Es decir, de manera consciente (luego, con la costumbre te irá saliendo de manera natural) cambiar el sentimiento dentro de esa misma situación permitiéndote sentir el nerviosismo.

Esto parece difícil, o imposible, para las tantas personas que sufren ansiedad hoy en día. Pero resulta, que tratar de “bloquear” esas emociones es mucho peor.

Luego, recuérdate a ti mismo que “el estrés es bueno”. Si estás sintiendo esto es porque estás haciendo algo. Pregúntate, por qué lo estás haciendo, recuerda tu objetivo, tu meta a la que quieres llegar.

Haz un plan de acción con la situación que te tiene estresado: traza pequeños objetivos para transformar esa situación ya que la idea no es vivir en ese estado para siempre. Y prepárate mentalmente para lo que tengas que afrontar, sabiendo que es normal sentirte así, y siempre con tu objetivo final por delante.

Recuerda: todo es pasajero, y esto también pasará a menos que decidas quedarte en la misma posición.

Y si tu trabajo o tu carrera te estresa al punto que honestamente no puedes hacer nada para cambiarlo, tal vez puedas replantearte si estás eligiendo correctamente. Por lo general, cuando el estrés es permanente es porque “permanentemente” estamos llevando una vida con la que no estamos a gusto, y ese estrés sí te afectará negativamente.

En los próximos días, te contaré los efectos negativos que puede tener el estrés en nuestra salud, más allá de los que todos conocemos, cuando no lo podemos manejar.

Espero que te sirva, y si quieres compárteme tu visión. Me encantaría leer qué opinan.

Hasta la próxima!

Dejar un comentario

You have successfully subscribed!
This email has been registered